Volver al peso saludable tras las vacaciones

Ganar un par de kilos en vacaciones es un fenómeno perfectamente natural. Sin embargo, algunas personas experimentan dificultades para volver a cuidar su alimentación o, de ser necesario, comenzar una dieta especial para recuperar un peso saludable. Si ganaste un par de kilos en vacaciones, es probable que quieras algunos tips para cuidar nuevamente tu dieta y volver a la rutina con la misma energía de antes.

La experta Sara Jimenez asegura que el elemento fundamental no radica en la cantidad de calorías que se ingieren, sino en la calidad de estas calorías. Para estar realmente saludable no basta entonces con comer menos y moverse más, sino que es necesario realizar una reeducación de los hábitos de obesidad y sobrepeso, que lamentablemente son tan comunes en nuestra sociedad.

Tómalo con calma y no pases hambre

Para bajar de peso no es necesario pasar hambre y puede que tampoco sea necesario comer menos, lo importante es encontrar un equilibrio adecuado entre las calorías que se ingieren y el gasto energético de tu rutina.

Es importante resaltar que las dietas altamente restrictivas más bien desmotivan y tienen un porcentaje muy escaso de éxito. Si deseas información detallada sobre cómo alcanzar un balance nutricional adecuado con tu rutina diaria, lo correcto es asistir a un nutricionista.

Jamás salgas de casa sin desayunar, pues esto tiene un impacto profundamente negativo en tu dieta. El desayuno es la comida más importante del día y debe aportarte la energía suficiente para comenzar el día y mantenerte estable. Si no aportas la energía suficiente a tu cuerpo, el desbalance te llevará a compensar negativamente la dieta. Lo ideal es desayunar regularmente con un lácteo, un cereal y una fruta.

Tómalo con calma, no es necesario y es probable que tampoco sea saludable que vuelvas a tu peso anterior de inmediato. Incorporando mayor actividad física y mejorando tu alimentación, es posible y deseable construir una mejora progresiva que te ayudará a ganar con precisión tu peso anterior, pero también a construir un estilo de vida más saludable.

Planifica tu alimentación

En lugar de improvisar y mantener los hábitos de comidas fáciles que suelen incorporarse en las vacaciones, comienza a ser responsable activamente de tu alimentación pensando en tu bienestar. Come antes de salir a hacer las compras y en el mercado procura elegir los alimentos más saludables para ti. Al comprar con el estómago vacío podrías encontrarte más vulnerable a los azúcares y las grasas.

Planificando tu alimentación también puedes incorporar snacks saludables a tu rutina. Asegúrate de mantener en óptimo estado tu metabolismo y de atender tus antojos sin sucumbir a los snacks inadecuados. Los frutos secos, barras de cereales o frutas silvestres te ayudarán a atender saludablemente cualquier antojo que surja durante el día.

Espera siempre algunos minutos después de cada plato y trata de valorar en qué momentos necesitas realmente más comida. Cuídate del hambre egoísta y decide activamente cuidar y proteger tu cuerpo.