¿Qué fue de los alumnos que sacaron las mejores notas en Selectividad hace 10 años?

Son algunas de las noticias más optimistas que deja la Prueba de Acceso a la Universidad cada año: la historia del estudiante gaditano con la nota más alta de su promoción. Aplicados, con un sentido del orden y una madurez impropia para su edad, atienden a los medios de comunicación ilusionados ante la etapa universitaria. Un futuro brillante les espera.

Manuel, Jaime o Gema son tres ejemplos. Hicieron el examen hace una década, en años de cambios. Iban a ser las primeras promociones en experimentar el Plan Bolonia. Además, la burbuja inmobiliaria acababa de explotar y España afrontaba la crisis económica más dura en décadas.

Todos tienen un punto en común: actualmente ninguno de ellos reside en Cádiz. Ni siquiera en España, a pesar de sus ganas de volver. Viven y trabajan en el extranjero por distintos motivos, todos en busca de oportunidades.

De Arcos a Londres
Este mes se cumplen diez años de la Prueba de Acceso a la Universidad de Manuel Calderón. Fue el último curso en el que la Selectividad se hizo sobre diez y no sobre catorce. Sacó un 9,94 de nota media y entonces ya sabía que quería dedicarse a la enseñanza. «Hay gente que me dice que aproveche la nota para entrar en algo que necesite más puntuación, pero yo lo tengo claro», manifestaba en una entrevista.

Este joven, formado en un instituto público de Arcos de la Frontera, accedió al grado de estudios ingleses en la Universidad de Sevilla, donde llegó a plantearse un cambio de rumbo para estudiar un doctorado. Probó suerte en Estados Unidos con una beca de investigación en Cornell, aunque regresó a Andalucía para estudiar el máster habilitante para ser profesor de inglés en institutos.

Una formación que le sirvió para empezar a trabajar en el extranjero. Se fue a Londres como auxiliar de conversación con la idea de volver y afrontar las oposiciones. Sin embargo, allí aprovecharon que ya contaba con el máster habilitante y se quedó para trabajar como profesor a tiempo completo en un instituto de secundaria.

Investigadores con estancias en el extranjero
Un año antes, en 2008, la nota más destacada fue para Jaime Rodríguez, natural de El Puerto de Santa María. En la última jornada de exámenes estuvo a punto de fastidiar el trabajo de todo un año. Perdió el tren, y sin llevar dinero en la cartera, pidió literalmente «socorro» a un taxista que le «invitó» a llevarlo al Campus Universitario, como narró en una entrevista con este medio 11 años atrás.

Jaime Rodríguez, en una entrevista para La Voz tras sacar la mejor nota de Selectividad en 2009.

Antonio Vázquez
Rodríguez tenía claro que estudiaría Biotecnología en la Universidad de Salamanca. La suya fue la última promoción sin Plan Bolonia y, tras acabar la licenciatura, hizo el máster de Bioinformática en la Universidad Autónoma de Barcelona, institución académica con la que ha mantenido relación durante los últimos años. Consiguió una beca de la Generalitat de Cataluña para hacer el doctorado y, tras defender la tesis el pasado mes de septiembre, ha comenzado el posdoctorado en Berlín este mismo año.

Gema Vera es la cara femenina destacada entre los mejores de Selectividad de aquellas promociones. Fue la mejor en 2011 con un 9,925. A pesar de que, entrevistada por La Voz tras conocerse la nota dudaba, finalmente se decantó por estudiar en la Universidad Carlos III de Madrid. Se graduó en Ingeniería Biomédica, no sin antes aprovechar una beca de intercambio con la Universidad de California.

Se especializó con un máster en electrónica en Suiza, gracias a una de las becas de la Caixa, y pasó un año de voluntariado viajando por el extranjero. Este curso ha empezado el doctorado en Londres, en la Imperial College, donde intenta aplicar la ingeniería a la neurociencia. Responde a las preguntas desde Canadá, donde se encuentra realizando una estancia doctoral. «Mi intención es volver», reconoce.

«Es difícil estar fuera porque echas de menos cosas de Andalucía, pero me esperan unos cuantos años en Inglaterra»Manuel Calderón, Mejor expediente en la Prueba de Acceso a la Universidad en 2009
No es la única con esa intención. Desde Alemania, Jaime Rodríguez admite «no tener nada en contra de volver a Cádiz», aunque «las oportunidades de futuro me llevan cada vez más lejos». La población activa de Cádiz se reduce conforme pasan los años. Sólo en el último curso, según la EPA del primer trimestre, hay 5.300 personas menos en edad de trabajar: 551.200 personas frente a las 556.600 de hace un año.

«Al ver cómo funcionan las cosas aquí la idea de volver a Cádiz me resulta complicada. Ya he me acostumbrado a tener oportunidades», explica Manuel Calderón desde Londres. Enseña español, francés y latín a alumnos desde primero de la ESO hasta Bachillerato y a partir del próximo curso tendrá un nuevo rol con más responsabilidad: el ‘jefe de casa’, una figura con funciones parecidas a las del jefe de estudios en España. «Es difícil porque echas de menos cosas de Andalucía que aquí no tienes; quizás a medio plazo lo revisaré, pero me esperan unos cuantos años en Inglaterra».
Ir a la fuente
Author: (lavozdigital)

Powered by WPeMatico