Osuna, un pueblo que resurgió de las cenizas tras el fuego de los dragones

Desde el día en el que llegaron los dragones, Osuna no ha vuelto a ser la misma. Ahora comparte ese «color especial» con su cercana Sevilla. Bastaron 17 minutos para conseguir que este pueblo andaluz, blanco, luminoso y con un rico patrimonio, quedara retratado en el mapa internacional. Ocurrió en el noveno capítulo de la quinta temporada de «Juego de tronos», en los que su plaza de toros, que se yergue en el centro de Osuna y preside sus calles desde hace más tiempo de lo que pueda recordar cualquiera de sus habitantes, se convierte en un personaje más de la producción más popular de la historia.

En la voz de Rosario Andújar, alcaldesa de Osuna, todavía se nota la emoción cuando habla de la experiencia. Lo hizo durante una mesa redonda organizada por «Vodafone yu», en la que se habló del boom de las series en general y de «Juego de tronos» en particular. «Fue una fiesta anómala para un pueblo de 18.000 habitantes. Teníamos una alegría permanente que llegó a comercios, bares y alojamientos», relató con entusiasmo la alcaldesa bajo la atenta mirada de Jon Nieve, Cersei Lannister y Sansa Stark. Dichos personajes cuelgan en las paredes del museo de «Juego de tronos», inaugurado tras el rodaje. Abundan las fotografías de vecinos con los actores. Durante las grabaciones, por la calle o en un bar, todos posan radiantes junto al equipo.

«El pueblo se sentía orgulloso de ser Osuna y cuando todo terminó, quedó en nuestras calles latente esa satisfacción», rememoró Rosario Andújar, que también bromeó con «el acoso de la prensa». Este «reinado» en los medios fue algo que también destacó Piluca Querol, directora de Andalucía Film Commission, artífice del desembarco en Osuna de una producción así.

El nombre del pueblo no solo copó los medios nacionales, sino que recorrió Europa e incluso se atrevió a cruzar el Atlántico. «Que mencionaran Osuna en publicaciones como “The Hollywood Reporter” no tiene precio para nosotros», comentó Querol.

Una coordinación perfecta, en el ámbito de las localizaciones y en el resto de planos de la producción, es la clave para el éxito masivo e imparable de «Juego de tronos», según explicó Peter Welter, socio de la productora Fresco Film y productor de la serie. «El secreto es la armonía que hay tras la pantalla, que termina traspasándola. No es solo cuestión de dinero, hay series con más presupuesto que no salen tan bien», apuntó el productor. La idea fue refutada por Manuel Ramírez, supervisor de efectos especiales de El Ranchito, uno de los estudios de efectos visuales responsables del éxito: «El nivel exhaustivo de supervisión de cada paso no es algo común, pero si no se hiciera de ese modo sería imposible sacar un proyecto así adelante».

En busca de la receta mágica
Esta «fórmula del éxito» que por ahora nadie ha conseguido replicar, tuvo su mejor ejemplo el pasado viernes en Osuna, cuando el ruedo de su plaza volvió a sentir el abrasador fuego de los dragones de Daenerys Targaryen. Fue un visionado inmersivo de la mano de «Vodafone yu», en el que los fanáticos pudieron «vivir» el famoso capítulo grabado en la plaza, mientras que actores y figurantes representaban las escenas más icónicas. Frente a un frío helador -como si de Invernalia se tratara- los aficionados presenciaron batallas y espectáculos con fuego e inundaron la plaza de vítores y alabanzas cuando el lugar apareció en la gran pantalla.

Han pasado ya cuatro años de aquel momento y Osuna no ha perdido la ilusión. Un museo y unas cifras de turismo duplicadas mantienen la llamarada tan viva como la de los famosos dragones, que volverán a las pantallas el 14 de abril.
Ir a la fuente
Author: (lavozdigital)

Powered by WPeMatico