“Ojalá sea una concordia de verdad y se busque a los nuestros”

La satisfacción de haber conseguido un logro y una reivindicación histórica a  finales de noviembre con el inicio de las excavaciones por georradar se ha convertido en “decepción” , “preocupación” y “pesimismo” para la  Asociación de Familiares y Amigos de la Memoria Histórica tras el inminente cambio de Gobierno en la Junta de Andalucía. Así lo asegura el presidente del colectivo jerezano, Amaro de la Calle, que como las otras 60 familias que la integran, tiene claro que la Ley de la Memoria Histórica tiene los días contados. No hay que perder de vista que la derogación de esta norma forma parte de las 37 medidas que el PP y Vox han pactado para amarrar la investidura de Juan Manuel Moreno. Una norma aprobada en 2017 en el Parlamento andaluz y que salió adelante con la abstención tanto de los populares como Ciudadanos.

En su defecto, el compromiso pasa por cambiar esa norma por una  Ley de Concordia. De momento, De la Calle prefiere ser prudente porque “no sabemos qué va a pasar”, pero ya vaticina que “van a ser cuatro años difíciles”. “Habrá que ver qué van a hacer con esa Ley de la Concordia, la tiene que aprobar, ojalá sea una concordia de verdad; no es cuestión de tirarse los trastos los unos a los  otros, sino que se busquen a los nuestros y se saquen de donde están, por lo menos que se sigue averiguando”, señala. Tiene claro que si el cambio de denominación de la norma contemplara las actuaciones previstas y las  que están en marcha, estarían tranquilos, pero mucho se temen -por lo que en las últimas horas les han trasladado desde el propio Ayuntamiento- que esto no será así.

No se rinden

“A finales de mes pueden estar los resultados de las excavaciones, teníamos previsto también la realización de un monumento…vamos a esperar acontecimientos pero hay una nube pesimista, estamos decepcionados y si Vox es una herencia del franquismo es complicado. La pena es que hemos avanzado mucho, y no creo que esto sea un paso atrás, pero puede suponer un parón”, lamenta.

De momento, están a la expectativa pero tienen claro que no van a cesar su lucha por localizar a los suyos, a los represaliados en la dictadura franquista y la guerra civil, especialmente ahora que están más cerca que nunca de que se abran las fosas comunes, una reivindicación histórica.   

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico