Los infantes de Marina que tienen como arma la música

Los 34 militares ocupan sus puestos. Se sientan. El arma en la mano. Y a la orden del comandante comienzan a disparar. Pero no son balas, sino notas, con lo que luchan. Al unísono, perfectamente coordinada y bajo la batuta del oficial, la Unidad de Música del Tercio del Sur (Tersur) entona tanto marchas militares, como piezas populares o las más modernas, con precisión quirúrgica.

Su lugar de trabajo se sitúa en ‘el gallinero’ del edificio del cuartel de Batallones de San Fernando, donde también se localiza el Tercio de Armada. En unas modernas y reformadas instalaciones, inauguradas en mayo de 2018, algo que definen como «un estupendo y enorme cambio», cuentan con local de ensayo, siete cabinas de estudio individual, oficinas, un pañol en el que guardan los instrumentos de diario y vestuarios, así como una sala que está previsto que sea en el futuro un estudio de grabación.

Ensayos, muchos ensayos, para poder dar la talla en los múltiples actos, tanto civiles como militares, en los que se les requiere. Despedidas y llegadas de contingentes que despliegan en el exterior, actos castrenses, aniversarios de unidades, conciertos, actividades benéficas, sociales y culturales, en todas ellas está la Unidad de Música del Tercio del Sur, cuyo ámbito de actuación es la zona marítima del Estrecho.

Cada año tienen entre 80 y 90 actos, entre los que se encuentran aniversarios castrenses, despedidas y llegadas de buques o conciertos civiles

Un oficial comandante dirige esta banda, que está formada por 16 suboficiales y 17 miembros de tropa y marinería y que, en la actualidad, cuenta con 11 vacantes disponibles. De los 34, 11 conforman la banda de cornetas y tambores, «son infantes de Marina y están agregados aquí», explica el comandante Juan Máximo Rodríguez Peinado, «otros seis son infantes de Marina cuya especialidad fundamental es música», cuenta. Al tiempo que detalla que los 11 primeros tienen que compatibilizar su trabajo en la Unidad de Música con las guardias que, como tropa de Infantería de Marina, deben realizar. El resto, 16 suboficiales y él mismo, son oficiales de Cuerpos Comunes, cuya especialidad fundamental es Música.

A los actos suelen ir todos, «excepto en los arriados solemnes de bandera que se llevan a cabo el último miércoles de cada mes enfrente del antiguo Palacio de Capitanía en San Fernando. Para eso nos dividimos en dos grupos y vamos rotando», cuenta el comandante Máximo.

Galería de imágenes

Vea la galería completa (17 imágenes)

Una banda de referencia
Flautas, oboe, clarinetes, saxofón, bombardino, trompas, fliscorno, trompetas, trombones, tuba, cornetas, percusión… en la Unidad de Música del Tercio del Sur no faltan instrumentos de todo tipo. El pasado año ‘dieron la nota’ en casi 80 actos militares, más actuaciones civiles a las que se suman las tres procesiones de Semana Santa en las que participan: Santo Entierro y Corpus Christi, en San Fernando, y la Bendición del Mar en el Arsenal de La Carraca. «En total, al año tenemos unas 90 actuaciones y cada una de ellas conlleva más de un ensayo», explica el comandante Máximo, que lleva la batuta de esta banda desde finales de 2008.

De familia militar, con padre y hermano infantes de Marina, el comandante se siente en su casa. Isleño, por su tierra lleva la música, aunque confiesa que lo que más le gusta es ir a recibir a los compañeros de misión y cuando peor lo lleva, es en las despedidas. «Te pones en el lugar de ellos y de sus familias», señala.

A sus órdenes, el subteniente Miguel Ángel Muñoz, también de San Fernando. Con 53 años lleva desde que entró en la Armada, allá por el año 1982, en esta unidad de música. «Entré de infante de Marina y, desde entonces, ha habido muchos cambios en las Fuerzas Armadas», recuerda. Toca el fliscorno o la trompeta y no duda al señalar que sus peores momentos han sido cuando ha tenido que ir al «entierro o recepción de cadáveres» de compañeros fallecidos.

La única mujer de esta banda es la soldado y clarinete Ana Guadalupe Guerrero, reciente incorporación. Tras 11 años en la Agrupación de Madrid, la soldadoGuerrero ha conseguido una plaza en su tierra. «Estoy muy contenta por volver a casa», destaca. Y lo hace tras haber realizado el 90 crucero de instrucción Juan Sebastián de Elcano, de febrero a agosto de 2018, como integrante de la banda de música del buque escuela. «Lo pasé peor los dos últimos meses, con muchos días en los que solo veía agua. Pero la experiencia fue muy positiva. ¡Estuve en el Polo Sur!», declara.

El día a día de la Unidad de Música del Tercio del Sur comienza haciendo deporte, «después ensayo, estudio personal, eso si no tenemos acto», explica el sargento primero Jesús Andrés Busto. También isleño, comenzó con 9 años a estudiar música con un profesor militar que tocaba, precisamente, en esta unidad de la que él forma parte de la percusión desde 2012. «Esta banda es referente de la cultura musical en SanFernando y yo me siento muy realizado aquí», afirma sonriente.

Seguirán pasando frío y calor, trabajando fines de semana y festivos, poniendo la banda sonora allá donde les manden.
Ir a la fuente
Author: (lavozdigital)

Powered by WPeMatico