La feria del Carmen abre sus puertas

Y se hizo la luz en el recinto ferial de La Magdalena. Un año más la Feria del Carmen y de la Sal no falta a su cita con los isleños que ya disfrutan de una de sus fiestas más populares. La proclamación de las salineras, el concierto de Mesalla y el alumbrado, dieron el pistoletazo de salida a una celebración que sigue sin conseguir despertar del letargo en el que se encuentra tras haber sido una referencia en la Bahía de Cádiz, la gran fiesta de julio.

Ahora queda lejos, pero los isleños no renuncian a creer en su fiesta a disfrutarla, aunque queda claro que es una celebración para la noche y prueba de ello es que este año se ha retrasado todos los actos previstos para la primera jornada. La proclamación de las salineras comenzóa las nueve de la noche y hasta las once no se llevó a cabo el alumbrado de un día que además era el del Niño, por lo que las atracciones tenían un precio reducido.

Otra de las novedades de la fiesta es que la portada se ha retranqueado unos metros, para integrarse en la fisonomía del recinto tras la pérdida de casetas (se llegaron a tener más de un centenar) mientras que desde las nueve y hasta la medianoche los ‘cacharritos’ redujeron su ruido para que pudieran asistir las personas con espectro autista.

Primera jornada llena de gente, y en la que el levante no faltó a la cita, después del poniente que daban esperanza a los caseteros, que este año disfrutarán también de otra novedad, con dos horas más abiertos. Es decir, antes tenían que cerrar a las cuatro de la madrugada y ahora podrán hacerlo a las seis. Con ello se espera el poder alargar la fiesta y por lo tanto los ingresos de las personas y entidades que apuestan por ponerse en una feria que despierta a partir de las ocho de la tarde, por lo que no se puede aprovechar todo el día, perdiéndose una de las grandes oportunidades de negocio como es la hora de comer y las copas posteriores.

Habrá qué ver si finalmente la medida sirve o solo se aprovechan unos pocos, ya que otros años la mayoría de casetas estaban cerradas mucho antes de las cuatro de la madrugada. Pequeños pasos con los que se pretende avanzar en el avance y la mejora de una feria que requiere de una reconstrucción exhaustiva para no seguir decayendo. Y es que es el segundo año consecutivo que repite su peor número de casetas desde que se instala en La Magdalena.

Polémica
Y a pesar de todo, la fiesta llega salpicada de polémica. En primer lugar fueron las propias hermandades y caseteros los que se quejaron por el estado de las instalaciones y su colocación. Ahora la asociación de ex miembros de protección Civil son los que han denunciado la utilización del personal como «seguridad» para que sea posible la iniciativa de acompañamiento de mujeres, mientras que residentes del lugar protestan por el aumento en dos horas del cierre de las casetas.

El primero de los casos redunda en una queja permanente que el Ayuntamiento pretende cambiar con la reestructuración de La Magdalena que espera sea realidad durante el presente mandato. En cuanto a lo expuesto por Protección Civil, desde la entidad se asegura haber tenido conocimiento del «descontento de una gran parte de los voluntarios» al tener que realizar labores que «no son de su competencia», dejando de realizar aquellas que dan sentido a Protección Civil.

Desde el Ayuntamiento se ha lanzado un servicio de acompañamiento para las mujeres. Aquellas que quieran hacer uso del mismo deben acercarse al puesto de Protección Civil (anexo a la calle Leopoldo Blanco entre la zona de casetas y atracciones infantiles) y solicitar el acompañamiento a pie hasta las bolsas de aparcamiento, o las paradas de buses y taxis. Los taxistas de hecho se han comprometido a no cobrar el tiempo desde que dejan al cliente y entra en su portal.

«Esta labor de acompañamiento, por así llamarla, choca en el intrusismo profesional con el gremio de Seguridad Privada, además de que puede poner en peligro la integridad de los propios voluntarios, quienes no son policías ni profesionales de la seguridad. No se pretende desde esta Asociación ir en contra de la propuesta de una feria más segura, sino que dicho servicio sea de calidad y no ponga en peligro a ningún voluntario. Da la impresión de que quieren desde el ayuntamiento ahorrarse el coste de la contratación de personal de Seguridad Privada para dar este tipo de servicio».
Ir a la fuente
Author: (lavozdigital)

Powered by WPeMatico