El grito unánime de los colegios de Cádiz: «Bajar la ratio de alumnos»

Los colegios de Cádiz se quedan sin alumnos. Los datos obtenidos en el proceso de escolarización para el curso 2019/2020 han vuelto a poner de relieve el aumento de pupitres vacíos ante un descenso demográfico que parece imparable. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la población de la capital gaditana bajó en más de mil habitantes el pasado año 2018 y esta situación comienza a crear un serio problema en los centros escolares.

Las cifras hablan por sí solas. Para hacerse una idea, la Delegación Provincial de Educación ha ofertado para el próximo curso un total de 2.321 vacantes desde Infantil de 3 años hasta Bachillerato en la zona de extramuros. Sin embargo, solo se han registrado 1.652 solicitudes, de manera que se han quedado sin ocupar 669 plazas, casi una tercera parte de la oferta. El problema se agudiza si tenemos en cuenta que gran parte de esas vacantes se han producido en el acceso a la etapa de Infantil, por lo que esos niños no accederán al sistema educativo y, por tanto, no irán ocupando una plaza en los niveles sucesivos.

De hecho, de las 1025 plazas de 3 años disponibles en los centros tanto de extramuros como del casco histórico, tan solo se han registrado 794 solicitudes, de ahí que tan solo cinco de los 29 colegios de Cádiz tengan que baremar este año con un total de 13 alumnos afectados. Además, dos colegios se han quedado sin recibir ni una sola solicitud, como son los casos de la Institución Provincial Gaditana y Adolfo de Castro.

Ante esta situación, la respuesta no se ha hecho esperar por parte de las comunidades educativas de todos los centros de la capital. Por primera vez, tanto la escuela pública como la concertada se han unido en un proyecto común que busca evitar el cierre de colegios en los próximos años y, sobre todo, mejorar la calidad de la enseñanza que se imparte en los mismos. Para ello, la propuesta es unánime: una bajada de la ratio de alumnos desde Infantil hasta Bachillerato.

Este proyecto lo lidera Nicolás Montero, director del IES Fernando Aguilar y presidente de la Comisión de Escolarización de Extramuros, que ha conseguido el apoyo también de la comisión de escolarización del casco histórico. «Por primera vez, todos los colegios de Cádiz, así como los directores y padres de alumnos vamos de la mano con un mismo objetivo: pedir a la Delegación Provincial de Educación una bajada de la ratio de alumnos», apuntó.

«Estamos con la escuela pública porque cuanto mejor sea la educación, mejor será para todos»Ignacio Membrillera, Director del Colegio San Felipe Neri
En este sentido, Montero explicó que la propuesta que se ha diseñado y que será presentada a la Delegación Provincial de Educación recoge una reducción del número de alumnos por aula de 25 a 20 en las etapas de Infantil y Primaria; de 33 a 25 para la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y de 38 a 30 en Bachillerato. «Hemos pedido una reunión con el Servicio de Planificación para presentarles el proyecto con la intención de que se pueda poner en marcha para el próximo curso», agregó el docente, que espera contar con el apoyo del delegado provincial y también de la Consejería de Educación, que es la administración competente para legislar.

«Sabemos que es difícil porque tendría que hacerse un cambio normativo para toda Andalucía. Sin embargo, estamos convencidos de que se podría tomar a Cádiz como experiencia piloto teniendo en cuenta las particularidades de esta ciudad, que está perdiendo población y que por su fisonomía no se puede extender. Necesitamos medidas excepcionales y para nosotros, esta pelea debe ser prioritaria para la Delegación y que se pueda poner en marcha para el curso 2020/2021», subrayó el portavoz de los directores de todos los colegios de Cádiz, que además puso de relieve «el coste cero» que esta medida supondría para las arcas públicas.

«Pedimos que mientras se negocie esta propuesta, que se mantengan abiertos todos los centros»Pilar Cotorruelo, Directora del IES La Caleta
Esta misma versión fue refrendada por la presidenta de la comisión de escolarización de la zona del casco histórico, Pilar Cotorruelo, que además pidió el compromiso de los responsables educativos para que mantengan todos los centros en funcionamiento hasta que se tomé una decisión.

Apoyo de la concertada
Las escuelas concertadas también han comenzado a sufrir este descenso en el número de alumnos y centros históricos como Amor de Dios, San Felipe Neri o María Auxiliadora, no tendrán que baremar este año. Por ello, sus responsables también están convencidos de la necesidad de buscar soluciones y apostar por una mejora de la calidad de la enseñanza. «Estamos con la escuela pública en una bajada de la ratio porque cuanto mejor sea la educación, mejor será para todos. Creemos que es un posicionamiento conjunto que va a favorecer a los alumnos de Cádiz», apuntó Ignacio Membrillera, director del colegio concertado San Felipe Neri de Cádiz, que manifestó al respecto también las dificultades que puede tener para llevar a cabo esta medida solo a nivel local.

El director puso como ejemplo la situación que ha sufrido precisamente la congregación en la localidad asturiana de Pola de Lena, donde la escasez de alumnos también ha obligado a adoptar medidas como la reagrupación de los centros concertados de diferentes órdenes en un solo centro. «Tenemos una experiencia reciente precisamente que ha obligado a que centros que comparten una misma identidad y un mismo modelo educativo concentren sus instalaciones», explicó al respecto Menbrillera.

Mientras tanto, los directores y las AMPAS de la capital gaditana han tomado la batuta para emprender una lucha común con un objetivo que, sobre todo, pasa por una mejor gestión de los recursos públicos garantizando la calidad de la enseñanza. Quizás, éste es el último tren para evitar los cierres a los que están abocados varios colegios de Cádiz en los próximos años.
Ir a la fuente
Author: (lavozdigital)

Powered by WPeMatico